Ingresando al nuevo milenio (año 2000), la institución empieza a consolidar una etapa de profesionalización incorporando nuevo personal con estudios superiores en diversas áreas y se envía a un grupo de policías a realizar un curso de perfeccionamiento para inspectores en la Escuela Superior de Policía Nacional “Alberto Enríquez Gallo”, con el fin de formar nuevos lideres que comanden el talento humano acorde con las competencias institucionales.

Se doto de una infraestructura física pasando de la casona en la calle Sucre y Los Milagros a un moderno y amplio cuartel ubicado en la Loma de Puengasí, además de incorporo nuevo parque automotor y el cambio de la imagen institucional (logotipos y uniformes).

En el año 2011, se aprueba la Ordenanza 0334 de la Policía Metropolitana y se determina por primera vez un Plan de Carrera y Reglamento Orgánico Funcional y Numérico por Procesos que entre otras cosas estableció la nueva Estructura Orgánica, requisitos de ingreso y ascensos, acorde a perfiles y competencias profesionales.

La institución por delegación de la máxima autoridad asume nuevas funciones como: Educación Comunitaria, Turismo y Protocolo, Control Ambiental, control del Sistema de Estacionamientos Tarifados Zona Azul, Apoyo a la Seguridad en el Sistema de Transporte Público Municipal y se le delega la conformación de la nueva Unidad de Control de Tránsito, competencia asumida constitucionalmente por los Gobiernos Autónomos descentralizados, la cual pasaría a ser por resolución municipal más tarde la Agencia Metropolitana de Tránsito.

Como estrategia para renovar la imagen institucional, se conformaron grupos de vinculación ciudadana como: Grupo Acrobático Motorizado Pegaso, Grupo Musical Metroband, Unidad Canina Metropolitana de Apoyo a la Comunidad (UCMAC) y Grupo Equino; así como, participación en ferias de apoyo a la seguridad ciudadana donde se presenta actividades lúdicas educativas.